Search
Featured Fitness Food Fun Feelings For Parents Para Padres

Enseñando a sus hijos acerca de la publicidad y el mercadeo de los alimentos

Al igual que a muchos padres, seguramente a usted le preocupa la forma en que la publicidad de los alimentos afectan los hábitos alimenticios de sus hijos.

Los niños piden comidas rápidas, cereales para el desayuno, galletas, dulces, papas y gaseosas por muchas razones. Quizás les guste el sabor o quizás asocien el comerlos con algún momento familiar divertido. Otra de las razones por las que desean comer determinado alimento es la publicidad. Muchos especialistas en nutrición están de acuerdo en afirmar que todos los alimentos pueden estar incluidos en una dieta saludable si es que tanto padres como hijos eligen sus alimentos de forma equilibrada, variada y moderada, y también practicando suficiente ejercicio. Es importante enseñar a los niños que alimentos como los cereales de grano entero, las frutas, las verduras, las carnes magras y los productos lácteos descremados contienen más nutrientes (vitaminas y minerales) que otros alimentos, y que por eso deben conformar la base de sus dietas. Una buena manera de lograr que sus hijos elijan saludablemente es enseñarles cómo funciona MyPyramid (www.mypyramid.com), darles ejemplo y ayudarles a comprender y a evaluar la publicidad de los alimentos.

Ayudando a los niños a comprender y evaluar la publicidad de los alimentos

Una buena forma de comenzar a evaluar los mensajes publicitarios es señalar los productos que aparecen en anuncios de televisión y magazines, y pedirle a sus hijos que describan las similitudes y diferencias. Mientras analizan estos anuncios pregunte:

  • ¿Qué métodos (por ejemplo, animación, música, colores brillantes o celebridades) utilizan los fabricantes para vender sus productos?

  • ¿De qué manera afectan estos métodos los pensamientos que tienen sus hijos sobre tales productos? ¿Consideran que los accesorios hacen el producto más interesante para ellos?

  • ¿Cuál es el mensaje? (Por ejemplo, serás más fuerte, más inteligente, te divertirás más si comes / bebes este producto.) ¿Lo creen sus hijos?

  • ¿Cómo se puede comparar el tamaño de la porción que se muestra en la publicidad con el tamaño de la porción que se recomienda en MyPyramid? ¿Cómo se compara con la cantidad que habitualmente come su hijo?

El empaque de los productos es otra forma de atraer la atención. A título ilustrativo, pídale a su hijo que examine una manzana; a continuación, pídale que observe el empaque o las etiquetas del jugo de manzana, puré de manzanas o tarta de manzanas. Pídale que le explique cuáles son las similitudes y diferencias que nota en cada producto, y qué es lo que le llama más la atención de cada producto.

Promociones especiales: Premios, Sorteos y Concursos, Clubes

Tres métodos muy populares que se aplican para comercializar los alimentos son los "premios", "sorteos y concursos" y los "clubes" Se trata de métodos apropiados para publicidad dirigidas a los niños, en tanto y se cumplan con las pautas fijadas por CARU (Children's Advertising Review Unit) que se discuten en la siguiente sección. Conocer las pautas y sugerencias de CARU para los anuncios publicitarios puede ayudar a usted y a su hijo a beneficiarse de este tipo de anuncios.

Premios

Los premios han sido utilizados desde el día en que se entregó el primer anillo decodificador de Dick Tracy y las etiquetas de Anita la huerfanita ofrecidas hace más de 60 años. A veces, a los niños les cuesta trabajo distinguir entre los productos y los premios. Por lo tanto, CARU sugiere que los anunciantes hagan lo siguiente:

  • Si la publicidad de un producto contiene un mensaje sobre un premio, se deberá tratar de que la atención del niño permanezca enfocada principalmente en el producto. El mensaje del premio debe ser claramente secundario.

  • Las condiciones de la oferta del premio deberían enunciarse de manera sencilla y clara. Las exenciones de responsabilidad y declaraciones se deberían expresar en términos fácilmente comprensibles por la audiencia infantil.

Sorteos y concursos

Los sorteos pueden ser emocionantes y cualquier adulto que haya jugado a la lotería o participado en un concurso de dibujo lo sabe perfectamente. Los anunciantes deben ser cuidadosos en no aumentar las expectativas de los niños en cuanto a sus oportunidades de ganar o de inflar la percepción de los premios ofrecidos. Cuando vea un aviso publicitario con un sorteo, fíjese si el anunciante ha cumplido con los siguientes tres puntos:

  • El / Los premio(s) deberían ser presentados claramente.

  • La probabilidad de ganar también debería estar claramente anunciada en el comercial en un lenguaje que los niños puedan entender.

  • Todos los premios deberían ser apropiados para la audiencia infantil.

  • Se deben informar los medios alternativos que existen para ingresar en el sorteo.

• Los concursos en línea no deberían exigir a los niños que proporcionen más información que la necesaria, y, de ser posible, dicha información debería limitarse a proporcionar las direcciones de e-mail del niño y del adulto responsable. Cuando un niño entra en un concurso, los padres deberían ser contactados directamente para que proporcionen la información que se necesita fuera de línea.

Clubes de niños

¡A los niños les encantan los clubes! Si su hijo decide unirse a un club, asegúrese de que le pueda responder estas preguntas clave (¿Qué obtendrás a cambio? ¿Qué te permitirá hacer el inscribirte en el club? ¿Es necesario realizar alguna compra? ¿Cuánto dinero tienes que gastar?) Para que los anunciantes puedan utilizar la palabra "club", se tienen que cumplir los siguientes requisitos:

  • Interactividad—El niño debería realizar alguna acción para poder ingresar al club y recibir una contraprestación a cambio (por ejemplo, completar un formulario o solicitud para recibir una tarjeta o certificado). Mirar un programa de TV o comer en un restaurante determinado no puede considerarse una membresía.

  • Continuidad—Debería existir una relación continua entre el club y los miembros, por ejemplo, a través de un boletín de noticias.

  • Exclusividad—Las actividades o beneficios obtenidos de la membresía al club deberían ser exclusivas para los miembros.

Asegúrese de que cualquier información que reciba la organización patrocinadora sobre sus hijos se utilice sólo en este club y que no sea divulgada para otros servicios.

Pautas Auto-reguladoras CARU para la publicidad infantil

La Unidad CARU (Children's Advertising Review Unit) del Concejo de Oficinas para Mejores Negocios (Council of Better Business Bureaus) es un sistema industrial apoyado y autorregulador de la industria de la publicidad infantil.

CARU trabaja en combinación con la industria para asegurar de que las publicidades dirigidas al público infantil sean por sobre todo verdaderas y justas. Al promover la adhesión a pautas autorregulatorias, CARU intenta mantener un equilibrio entre la regulación de los mensajes que los niños reciben en los avisos publicitarios y la promoción de la divulgación de información importante destinada a los niños a través de la publicidad.

Las Pautas CARU* se basan sobre los siguientes siete principios básicos:

  1. Los anunciantes siempre deberían tomar en cuenta el nivel de conocimiento, sofisticación y madurez de la audiencia a la cual está dirigido sus mensajes. Los niños más pequeños tienen una capacidad limitada para evaluar la credibilidad de la información que reciben. Además, pueda que no tengan la capacidad para comprender la naturaleza de la información provista. Por lo tanto, los anunciantes tienen la responsabilidad especial de proteger a los niños para no herir sus susceptibilidades.

  2. Teniendo en cuenta de que los niños son imaginativos y de que la ilusión juega un papel importante en el proceso de crecimiento, los anunciantes deberían tener cuidado y no tratar de explotar injustamente la cualidad imaginativa de los niños. Las expectativas  irrazonables de la calidad o el desempeño de un producto no deberían ser estimuladas directa o indirectamente por la publicidad.

  3. Los productos y el contenido que no sean apropiados para uso de los niños no deberían ser publicitados ni promovidos directamente a una audiencia infantil.

  4. Al reconocer que la publicidad puede jugar un papel importante en la educación del niño, los anunciantes deberían comunicar la información de manera verdadera y acertada, y en un lenguaje que sea comprensible por la audiencia infantil con pleno reconocimiento de que los niños pueden aprender actitudes y prácticas a través de la publicidad, las cuales pueden afectar su salud y bienestar.

  5. Se recomienda a los anunciantes que aprovechen el potencial que tiene la publicidad para influir en el comportamiento, creando anuncios que en la medida de lo posible, sean dirigidos a comportamientos sociales positivos y benéficos, como la amistad, amabilidad, honestidad, justicia, generosidad y el respeto por los demás.

  6. Se debería tratar de incorporar a minoridades y a otros grupos en las publicidades a fin de presentar modelos positivos y pro-sociales, y modelos a seguir, donde sea posible. Estereotipos sociales y los llamamientos a prejuicios deberían ser evitados.

  7. Pese a que existen muchos factores que influyen el desarrollo personal y social de los niños, siempre será la responsabilidad última de los padres la de guiar a sus hijos. Los anunciantes deberían contribuir a afianzar esta relación padre-hijo de manera constructiva.

*Estas Pautas se aplican a los avisos publicitarios dirigidos a niños menores de 12 años, excepto cuando se trate de publicidades en la Internet y en línea, en cuyo caso se aplicará a niños menores de 13 años de edad.

Para obtener más información sobre las Pautas de la Unidad CARU o para averiguar cómo presentar un reclamo por una publicidad o anuncio para niños que no cumple con estos estándares: www.caru.org

Revisado por el Panel Científico Asesor de Kidnetic.com, 2007