Search
Featured Fitness Food Fun Feelings For Parents Para Padres

Los niños y las alergias alimentarias: hechos, consejos y recursos

Si su hijo tiene una alergia alimentaria, el no está solo. Se estima que hasta cinco millones de niños en los Estados Unidos tienen una alergia alimentaria. Esto no es agradable para nadie, pero usted y su hijo pueden manejarlo juntos cuando se agrupan para aprender los hechos sobre las alergias alimentarias y los consejos para controlarlas.

Conceptos básicos sobre las alergias alimentarias

Una alergia a los alimentos es una reacción del sistema inmunológico del cuerpo a algo de un alimento o a un ingrediente de un alimento —usualmente, una proteína. Los síntomas comunes incluyen irritaciones de la piel tales como erupciones, urticaria y eczema; y síntomas gastrointestinales tales como náuseas, diarrea y vómitos, estornudos, goteo nasal y falta de aliento.

Algunas personas experimentan una reacción más severa denominada "anafilaxia", enfermedad poco común pero potencialmente puede significar peligro de vida, en la cual diferentes partes del cuerpo manifiestan reacciones alérgicas severas al mismo tiempo. Generalmente, los síntomas aparecen de inmediato y pueden incluir picazón, urticaria, inflamación de garganta, dificultad para respirar, baja de la presión arterial y pérdida de la conciencia. Cuando se produce una reacción anafiláctica, se requiere atención médica inmediata. El tratamiento de emergencia estándar comúnmente incluye una inyección de epinefrina (adrenalina) para abrir las vías respiratorias y los vasos sanguíneos.

Los "8 grandes" alimentos alergénicos

Los alimentos alergénicos más comunes —a menudo denominados los "8 grandes"—son maníes, leche, huevos, soja, trigo, pescado, mariscos crustáceos y nueces de árbol como las nueces y las almendras. Estos ocho alimentos son la causa de más del 90 por ciento de todas las reacciones alérgicas a los alimentos. Entre los niños, las alergias a la leche y a los huevos son las más comunes. Muchos niños en realidad pueden superar sus alergias a los alimentos al llegar a los cinco años de edad si durante unos pocos años se suprimen los alimentos alergénicos de sus dietas. Su médico podrá decirle si es seguro volver a introducir un alimento, y cuándo y cómo hacerlo.

Actualmente es mucho más fácil determinar si un alimento contiene uno de los ocho principales alérgenos alimentarios gracias a la ley federal que entró en vigencia en los Estados Unidos el 1° de enero de 2006. Esta ley exige que todas las etiquetas de los alimentos declaren en un "inglés simple" la presencia de estos alérgenos, lo que ayuda a usted y a su hijo a evitar los alimentos que contienen estos ingredientes.
 
La Ley de Etiquetado del Alérgeno Alimentario y Protección al Consumidor (FALCPA, por sus siglas en inglés) del 2004:

Bajo la Ley de Etiquetado del Alérgeno Alimentario y Protección al Consumidor de 2004, la etiqueta del alimento debe declarar la presencia de un principal alérgeno alimentario en un lenguaje claro de la lista de ingredientes o a través del término "Contiene" seguido del nombre del principal alérgeno alimentario (leche, trigo o huevos, por ejemplo); o como una aclaración entre paréntesis inmediatamente después del ingrediente en la lista de ingredientes, por ejemplo: "albúmina (huevo)". El tamaño de la letra no puede ser menor que el utilizado en la lista de ingredientes.

Para más información, vaya a http://www.cfsan.fda.gov/~dms/alrguid4.html

Consejos para controlar la alergia alimentaria

  • Obtenga un diagnóstico profesional. No trate de diagnosticar una alergia alimentaria usted mismo. Si sospecha que su hijo tiene una alergia alimentaria, háblelo con su médico de atención primaria. Su médico puede asesorarlo adecuadamente y podrá remitirlo a un especialista en alergias matriculado para realizar otros exámenes y tratamiento, si fuera necesario. Usted debería trabajar con su médico clínico y/o especialista en alergias para desarrollar un plan de acción para controlar la alergia, determinando los alimentos que su hijo debería evitar, y la posible prescripción de medicamentos, tales como una antihistamina o, para reacciones severas, epinefrina auto-inyectable (EpiPen® o Twinject®). Para encontrar un médico especialista en alergias/inmunólogo en su zona, vaya al sitio Web de la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología (American Academy of Allergy, Asthma & Immunology), o solicítele a su médico de atención primaria que lo remita a uno.

  • Haga circular el plan. Entregue el plan de acción para la alergia alimentaria de su hijo a aquellas personas que ven su hijo con regularidad, incluyendo parientes, cuidadores y los padres de sus amigos. Puede obtener un formulario de plan de acción del sitio Web de la Red de Alergia Alimentaria y Anafilaxis. El formulario, que debe estar firmado por su médico especialista en alergias, enumera los síntomas de una reacción alérgica y contiene instrucciones paso a paso sobre cómo tratarla.

  • Visite a un dietista matriculado. Un dietista matriculado (DM) puede ayudarlo a usted y a su hijo a identificar los alimentos e ingredientes que se deben evitar, y a desarrollar un plan de alimentación para asegurar que su hijo obtenga todos los nutrientes necesarios para crecer y desarrollarse adecuadamente. Por ejemplo, si su hijo es alérgico a la leche, el DM recomendará otros alimentos y bebidas que contengan calcio. Para encontrar a un DM próximo a su localidad, vaya al sitio Web de la Asociación Dietética Estadounidense.

  • Lea siempre las etiquetas de los alimentos. Lea siempre las etiquetas de los alimentos para ver si el producto contiene cualquiera de los ocho alergenos más importantes, u otros ingredientes a los cuales su hijo sea alérgico. Debido a que las compañías de bebidas y alimentos continuamente hacen mejoras, lea la etiqueta cada vez que compre el producto. Enséñele también a su hijo como leer las etiquetas.

  • Obtenga asistencia en la escuela. Reúnase con el personal de la escuela de su hijo para revisar y distribuir el plan de acción para la alergia alimentaria de su hijo. Como mínimo, involucre a la maestra de su hijo, a la enfermera escolar y al personal clave del servicio de comidas. Asegúrese de que todo el personal de supervisión que su hijo ve durante la jornada escolar, y durante, después de las actividades escolares, tengan una copia del plan. Se recomienda especialmente que, en caso de no haber enfermera escolar, los administradores, los maestros e incluso el personal del servicio de comidas de la escuela estén enterados del plan de acción para la alergia alimentaria.

  • Sea cauteloso con la cafetería. Revise con su hijo el menú del almuerzo de la escuela para identificar los alimentos que debe evitar. Trabaje con el personal del servicio de comidas para planear sustituciones o prepare un almuerzo para que su hijo lleve a la escuela. Recuérdele a su hijo no compartir o intercambiar alimentos con otras personas y asegúrese de que sepa qué personal puede ayudarlo si tiene preguntas acerca de un alimento, o una reacción a un alimento. Asegúrese de que el personal del servicio de alimentación de su escuela tenga copias de la hoja de información sobre Servicio de Comidas en la Escuela y Alergias Alimentarias, y revísela con ellos cuando les hable sobre las alergias alimentarias de su hijo.

  • Haga preguntas cuando se come afuera. La mayoría de las reacciones alérgicas a los alimentos con riesgo de vida ocurren al comer afuera del hogar. Explique claramente la situación y las necesidades de su hijo a su anfitrión o al camarero —y enséñele a su hijo a hacer lo mismo cuando usted no esté con él. Si fuera necesario, pida hablar con el jefe de cocina o con el gerente. Algunos restaurantes de comida rápida proporcionan una lista de los ingredientes en los ítems del menú, e información sobre la presencia de alguno de los ocho principales alérgenos.

  • Mantenga una cocina libre de alergias. En lugar de aislar a su hijo alérgico a los alimentos, prepare recetas libres de alergias que toda la familia pueda disfrutar. Visite el sitio Web Red de Alergia Alimentaria y Anafilaxis para obtener publicaciones mensuales de recetas y una lista de recursos para ir de compras y cocinar.

  • Haga que los pares sean "aliados en la alergia". Motive a su hijo a que hable abiertamente con sus amigos y compañeros de clase acerca de la alergia, de qué comidas debe evitar, y acerca de qué podría sucederle si no lo hace. Sugiera que su hijo reúna a los amigos para que lo ayuden a "mantenerse alerta" sobre los alimentos en cuestión, así el no se enfermará. 

  • Lo mas importante, esté listo para las emergencias. Enséñele a su hijo los posibles síntomas de una reacción alérgica grave (anafilaxis), tales como la dificultad para respirar o para tragar, o el hormigueo en manos, pies, labios o cuero cabelludo. Si experimenta estos síntomas luego de ingerir un alimento, asegúrese de que sepa cómo llamar inmediatamente al 9-1-1 (o a una ambulancia) y, si su médico especialista en alergias le recetó un medicamento, usarlo es conveniente para tratar la reacción. En lo posible, haga que su hijo use una pulsera o collar de emergencia médica que identifique la alergia específica. Cada pocos meses "dramatice" una reacción alérgica para asegurarse de que su hijo sabe qué hacer.

Para mayor información y para conocer recursos para el control de la alergia alimentaria:

Consejo Internacional de Información Alimentaria (IFIC, por sus siglas en inglés)

Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología (AAAAI, por sus siglas en inglés)

Red de Alergia Alimentaria y Anafilaxis (FAAN, por sus siglas en inglés)

Noticias para Niños sobre Alergias Alimentarias

MedlinePlus

Centro de Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos para la Seguridad en los Alimentos y la Nutrición Aplicada (CFSAN, por sus siglas en inglés)

 

Revisado por el Panel Científico Asesor de Kidnetic.com, 2007